Guiet

Guiet. Su familia mixteca el zapoteco eligió para darle nombre a una rara flor. Flor de miel, callada y profunda, el feminismo eligió desde la prepa quinta. Abismal y antagónica, desde la pista helada y el gimnasio de lucha, hasta el huerto y la danza le gustan. En chiquito todo lo nombra, pero no minimiza nada, pues la ternura es su tarjeta de entrada. Abre caminos, sensibiliza a jóvenes, docentes y a quien le pongas enfrente, psicóloga es y en facilitación no tiene igual, pues está abierta a escuchar y acompañar.

09022014-IMG_0542